Abejorros para la polinización del tomate. Guía de uso

Abejorros para la polinización del tomate. Guía de uso

¿Cómo se produce la polinización del tomate?

La flor del tomate es hermafrodita y se autofecunda.   El pistilo situado en la parte central está protegido por los estambres alargados unidos formando un tubo que deja algunas aperturas longitudinales. La flor del tomate, una vez se ha desarrollado, se posiciona hacia abajo quedando las anteras en un plano superior al estigma.  Para fecundar la flor, es preciso que el polen se desprenda de las anteras y caiga sobre el estigma. A veces, el estigma sobresale por fuera del androceo (tubo de estambres) y no puede ser autofecundad pudiendo ocurrir  en estos casos polinización cruzada.

De manera natural, en los cultivos al aire libre,  la sacudida del polen se produce por efecto del viento y por la vibración que producen, durante la recogida de polen,  las abejas silvestres.

Cuando el cultivo está protegido en umbráculos o invernaderos, el viento puede no ser suficiente y las abejas tienen el acceso limitado por lo que hay que recurrir a técnicas artificiales o a la introducción de polinizadores.

Artificialmente podemos hacer circular el aire mediante ventiladores potentes dirigidos hacia las flores. También hay quien sacude directamente  las flores, golpea los alambres de sujeción con palos o utiliza un pincel para untar de manera individual cada una de las flores con polen previamente recolectado. Hay quien recurre a un cepillo de dientes eléctrico o a una afeitadora sostenidos cerca de las flores. Todos estos métodos caseros tienen sus inconvenientes puesto que son caros por la mano de obra y el coste energético. Además, no aseguran una polinización uniforme a lo largo de todo el periodo de floración pues a medida que aumentan los ramos de flor, este proceso se hace cada vez mas tedioso.

Durante mucho tiempo, el agricultor  ha recurrido a un sistema de polinización química (conocido como tomatón) utilizando compuestos a base de hormonas (auxinas y giberelinas) y otros fitorreguladores pero hoy día están casi todos prohibidos y su uso ha quedado relegado a casos muy puntuales (por ejemplo cuando las temperaturas son excesivamente elevadas)  debido al uso extendido de los insectos polinizadores. La polinización química ofrecen  una calidad de fruto y consistencia de calidad intermedia y consiste en promover la división celular del ovario en ausencia de polen.

Los abejorros polinizadores que más se emplean hoy día en las explotaciones comerciales de tomate son autóctonos: Bombus terrestris en la Península ibérica  (Y Baleares) y Bombus canariensis para las Islas Canarias. Estos himenópteros  son criados en biofábricas  y se comercializan en pequeñas y ligeras colmenas de plástico recubiertas de cartón aislante. 

COLMENAS
 

¿Cómo actúa el abejorro en la flor del tomate?

El abejorro se alimenta de polen y néctar pero el tomate, a diferencia de otros cultivos como el pimiento, no tiene néctar que ofrecerle y por esta razón, las colmenas instaladas deben ir provistas de un depósito con agua azucarada. Un abejorro puede visitar de 6 a 10 flores por minuto.

Para conseguir la máxima cantidad de polen, el abejorro muerde el androceo (tubo de estambres) clavándole las mandíbulas y hace vibrar el cuerpo con los músculos del vuelo pero sin abrir las alas. Con el abdomen tapa la salida de los estambres de manera que el polen desprendido va quedando retenido entre los pelos de su cuerpo.  El abejorro no desperdicia nada y con el fémur del tercer par de patas, aplanado y dotado de largos pelos, se cepilla el abdomen hasta dejarlo completamente limpio. Esta operación la realiza en la misma flor sujetándose con el primer par de patas. Finalmente, el polen recogido lo guarda  amasado en dos pelotas situadas junto a los fémures.

Las dos heridas que le produce el abejorro a la flor se tornan marrones al cabo de varias horas y eta doble marca indica al agricultor que la flor ya ha sido visitada. Puede ocurrir que una flor sea visitada por más de un abejorro y cuando esto ocurre con demasiada frecuencia, el tomate termina por presentar manchas necrosadas en la piel que pueden perjudicar el valor comercial de la partida (esto ocurre sobre todo en la variedad cherry).

Abejorros (bombus terrestris)
 
 

¿Porqué se utilizan abejorros y no abejas para polinizar tomate?

La abeja melífera se alimenta de néctar, ausente en las flores del tomate, mientras que los abejorros necesitan el polen como fuente de proteinas para sus crías.

En general,el abejorro tienen muchas ventajas sobre las abejas melíferas (Apis melífera):

  • No precisan de personal cualificado para su manipulación. Tienen una vida limitada (entre 8 y 12 semanas) y no es necesario la ayuda de un colmenero que recoja las colmenas después del periodo de floración.
  • Son menos agresivos, siendo raros los casos de picadura. Es posible trabajar en la explotación mientras ellos trabajan sin disponer de medidas adicionales de seguridad.
  • En cultivos al aire libre trabajan en condiciones meteorológicas adversas. Salen a volar con viento moderado y son capaces de seguir trabajando bajo la lluvia mientras que las abejas paran su actividad. El rango de temperatura óptimo está entre los 15 y 25 ºC aunque pueden estar activos entre los 8 y 30 ºC. Suelen trabajar más por la mañana y por la tarde.

 

¿Cómo se si el abejorro poliniza correctamente el tomate?

La flor del tomate se abre por un periodo de tiempo muy limitado y es preciso que la fecundación ocurra mientras la flor está abierta (1-3 días).  El agricultor puede controlar el trabajo de los abejorros inspeccionando las marcas de decoloración que dejan los abejorros tras su visita. Las flores que permanezcan abiertas más de un día deben presentar entre una y cinco marcas de decoloración. Debemos controlar el trabajo de los abejorros cada 48 horas y si observamos que el número de marcas de decoloración baja a una o dos por flor, deberemos introducir una colmena de abejorros nueva.

¿Cuantas colmenas de abejorros polinizadores necesito?

Las colmenas comerciales suelen traer una colonia completa que incluye a la reina y  medio centenar de obreras.

La densidad de colmenas por Ha.. varía en función del marco de plantación de las tomateras y de la variedad. Puede considerarse un valor medio estimativo de 5 colmenas/Ha.  para variedades de tomate redondo y 8 colmenas/Ha.  Para las variedades de tomate cherry.

Existen algunos modelos de minicolmenas para superficies pequeñas y estaciones polinizadoras para grades explotaciones.

¿Cuales son las condiciones ideales de humedad y temperatura?

Ambos parámetros son determinantes para el resultado final. El desprendimiento del polen tiene su óptimo con una humedad relativa entre el 50 y el 80 %. Por encima de estos valores, el polen no se libera y provoca una parada de la actividad de los abejorros. Si por el contrario, los valores de humedad son extremadamente bajos, el polen se seca o  germina en el estigma con dificultad y peligra el cuajado del tomate.  Esta es la explicación frecuente de porqué a pesar de presentarse las marcas de decoloración en las flores no llega a producirse el cuajado.

El rango de temperatura vital para el abejorro se sitúa entre los 8 y los 30 ºC. El abejorro ralentiza su actividad con temperaturas superiores a 28 ºC y deja de volar con valores superiores a  32 ºC .  Dentro de la colmena, la temperatura se mantiene estable gracias al trabajo de ventilación que realizan las obreras salvo que las condiciones externas sean demasiado extremas. En verano, debemos procurar colocar la colmena en un lugar fresco a la sombra (proporcionada por la propia plantación, una placa de policarbonato, una caja de cartón, una sombrilla de playa, etc)  y en invierno será aconsejable que reciba luz solar directa. Cuando la fecundación se realiza con temperaturas por debajo de 10 ºC y humedad relativa alta, el resutaldo final es un tomate hueco o bofo y deforme.

¿Se pueden hacer tratamientos químicos con los abejorros?

El uso de productos químicos es normalmente incompatible con el empleo de abejorros. En caso de ser necesario, debemos consultar en internet las tablas de compatibilidad y efectos secundarios.

Cuando el tratamiento sea nocivo para los abejorros, alejaremos las colmenas durante el tiempo que resulte necesario para evitar el contacto.  Antes de trasladar las colmenas nos aseguraremos de encerrar todos los abejorros dentro haciendo uso del sistema “beehome” que traen las colmenas para estos casos. Fuera del invernadero, la colmena cerrada estará a una temperatura controlada de 18 – 20 ºC. Cuando volvamos a colocarlas en su sitio, dejaremos un tiempo prudencial antes de abrir la puerta de las colmenas  hasta que los abejorros estén calmados. Si estamos dentro de un invernadero, procuraremos bajar las ventanas de ventilación para evitar que la desorientación provoque la salida y pérdida de abejorros

¿Debo tomar alguna otra precaución?

Como medidas adicionales de precaución tendremos cuidado de colocar la colmena en un lugar visible tanto para nosotros como para los abejorros, separada del suelo al menos 50 cm, en posición horizontal e impidiendo el acceso de las hormigas (aislar el soporte de la colmena con lámina de agua, tiras adhesivas o grasa untada). Evitar que la colmena se moje por efecto del riego, la lluvia o la condensación. Nunca agruparemos más de tres colmenas para evitar confusión entre los abejorros. Cuando las dispongamos juntas, procuraremos que las piqueras de entrada y salida estén en orientaciones diferentes.

En explotaciones donde se aporta CO2 es necesario cerrar el suministro en el entorno de la colmena.


 

Posted on 21/11/2017 by Pedro Nieto Carrasco POLINIZACIÓN

Busqueda blog

Artículos relacionados

Compare 0
Prev
Next

Sin podructos

A determinar Envio
0,00 € Total

Pagar